" ¿Qué puedo hacer
si después de tanto tiempo
no te dejo de querer?.

Y si después
de todo el tiempo que ha pasado,
si nos vemos no sé lo que hacer.

He pasado por tu casa 20 veces,
y siempre voy al Amador por si apareces,
pero nunca vas,
pero nunca nunca vas.
Estoy harto de esperar,
esto es más de lo que puedo soportar.

Y una vez más,
he intentado convencerte,
pero todo sigue igual
que todos estos años.
Y una vez más
de qué me sirve intentarlo
si ni siquiera me vas a escuchar.
¿Estoy equivocado? “

Ya lo decían Los Planetas. Y ya lo digo yo en esos días del mes. ( Hormonas, para qué os quiero)

Estoy harta de esperar, sí. Pero no es lo que parece. No espero volver atrás, ni espero a nadie.


Estoy harta de esperar que cambie. Que cambie yo, digo.
Ese empujoncito a lo desconocido ( Indiana Jones: tito tito tito tiii) , a las ganas de volverme a enamorar ( Oooooh! El público se levanta y aplaude). 

No es cursilería ni ganas de quitarme horas de sueño por estar poniendo emoticonos absurdos en el whatsApp. Son ganas de tener un cutis mejor y ese brillo que irradian los enamorados. 

Bueno, y un poco de lo otro también.